Drakengard

Drakengard

Plataforma: PS2

Idioma: Espanol English French Italian German

Calidad: DVD

Formato: MDF-MDS

Tamaño: 0 GB

Fecha: 12-10-2006






Descripcion

La nueva aventura de Square-Enix busca alejarse bastante de la joya de la corona de la compañía, Final Fantasy. Drakengard se nos presenta como una mezcla trepidante de RPG, con grandes (grandísimas) dosis de acción. Con una estética muy similar a la que podemos encontrar en los Final Fantasy, aunque quizá un poco más medieval y menos recargada que en el anterior, el nuevo juego de Square-Enix nos vuelve a deleitar con una intro impresionante que nos pone sobre la pista de lo que será el argumento del título, que entenderemos mejor a medida que avanzamos en la aventura. La historia nos narra las aventuras y desventuras de Caim, joven heredero de “La Alianza” hermano de la Diosa Furiae, guardiana de uno de los cuatro Sellos. El Imperio, eterno enemigo de “La Alianza”, ha decidido buscar el fin del mundo conocido para dar paso a un nuevo orden y para ello necesitan dar muerte a la Diosa del Sello. Para conseguir su cometido, todo el ejército del imperio y sus criaturas más poderosas asedia el castillo de los herederos del trono de la Alianza. La batalla en las puertas del castillo no tiene precedentes, multitud de soldados comandados por Caim hacen frente al asedio con valentía. Pero el ejercito enemigo es demasiado poderoso, Caim cae herido y las puertas del castillo ceden ante la acometida. Como puede, Caim entra en el castillo y se encuentra con un Dragón abatido en medio del patio principal. El odio que nuestro personaje siente hacia estas criaturas no tiene límites, pues sus padres fueron asesinados por uno de estos seres aladas. No obstante, A Caim solo le queda una opción si quiere salvar a su hermana Furiae, tragándose todo su odio, propone a la escarlata criatura un pacto para salvar tanto la vida del Dragón como la de Furiae. El Dragón acepta el pacto y las dos vidas quedan unidas. Ahora Caim a lomos del Dragón se dispone a dar caza a todos y cada uno de los soldados del Imperio. Llama y acero serán el castigo de aquellos que se ponen en contra de Caim y sus ganas de venganza. Gráficos El apartado gráfico que muestra este juego es bastante limitado. Con unos gráficos similares a los que podemos encontrar en la saga Final Fantasy, nos encontramos con escenarios amplios, personajes principales muy bien definidos y multitud de enemigos a los que combatir. No obstante las texturas no son nada del otro mundo, los enemigos presentan serias carencias gráficas, todos muy similares y con menos polígonos de lo esperado. Además nos volveremos a encontrar con el archifamoso efecto de “niebla” que hace que los enemigos, aunque salgan indicados en el mapa, aparezcan de sopetón delante nuestro. Sin embargo, el trabajo realizado con el Dragón muestra un resultado espectacular. El diseño es novedoso, innovador y el resultado es francamente bueno, nos encontramos ante una criatura diferente a las vistas en cualquier videojuego o película; como si fuera un punto intermedio entre el conservadurismo del dragón tradicional y lo abstracto de los de Panzer Dragon. Durante las fases podremos disfrutar del monstruo alado, pero su máximo esplendor lo veremos en los magníficos videos que encontramos a lo largo de todo el juego (Square-Enix vuelve a dejar el listón muy alto en este aspecto). Sonido Este es el apartado que más nos ha sorprendido. Acostumbrados en sagas como Final Fantasy a bandas sonoras de lujo, y concientes que las comparaciones son odiosas, no llegamos a comprender como se ha podido descuidar tanto la banda sonora de este Drakengard. Las melodías son extremadamente repetitivas, de baja calidad y bastante poco variadas. La verdad es que este juego hubiera ganado muchos más puntos con una banda sonora que nos hiciera vibrar, que nos metiera mejor en la historia. Quizá las prisas por sacar el juego al mercado han favorecido este hecho, no lo sabemos. Al resto de efectos de sonido no se le puede poner ningún tipo de pega. Los aleteos del Dragón, las llamaradas, las explosiones, el golpe del acero de la espada contra los escudos, el silbido de un arma cortando el viento, etc. Todo está representado. La pena es que el juego no esté en castellano, ya que nos obliga a leer los subtítulos, cosa que puede favorecer que perdamos detalle de los magníficos videos. Jugabilidad El título se nos presenta como una mezcla entre RPG y juego de acción. Pronto nos daremos cuenta de que esto no es bien, bien así; cuando llevemos unas cuantas partidas echadas veremos que nos encontramos ante un juego “mata-mata”, acción pura, donde tendremos que machacar el botón de golpear (que solo es uno) si queremos vencer. Eso sí, encontramos un ligero toque RPG que queda reflejado en que al final de cada pantalla y dependiendo del número de enemigos abatidos, subiremos a niveles de experiencia superiores y recibiremos más puntos de vida y magia, al igual que nuevas armas. De esta forma tanto Caim como el Dragón podrán evolucionar a lo largo del juego. En Drakengard no encontraremos una única forma de jugar, es un híbrido entre diferentes estilos. Hay pantallas en las que manejaremos a Caim desde una perspectiva en tercera persona, viendo a nuestro personaje desde atrás. Otras serán fases aéreas, al más puro estilo Panzer Dragon, en las que tendremos que abatir fortalezas flotantes y multitud de enemigos a base de llamaradas. Y otras serán una mezcla de ambas, en las que tendremos que vencer legiones de soldados enemigos a fuego y espada, combinando el ataque directo de Caim con los “bombardeos” del Dragón. Estas fases son las más numerosas, largas e interesantes ya que podemos combinar los diferentes tipos de juego existentes en el título, aunque cierto es que uno puede llegar a cansarse cuando ya lleva mas de 300 muertos en la lista. La historia que narra este juego se va descubriendo mientras jugamos. En la línea de los títulos de Square-Enix, el argumento es esplendido, con lios, tramas complicadas, cambios de bando de personajes, etc. Todo esto acompañado de magníficos videos donde se va desarrollando el argumento. Estos últimos son dignos de ver, y puede que más de uno acabe jugando a Drakengard únicamente para ver los videos que se van intercalando, ya que el juego es muy largo y la monotonía de combatir a cientos y cientos de enemigos en cada pantalla puede llegar a cansar. Conclusión Los amantes de la acción mas incesante y de la masacre incesante de enemigos al igual que los seguidores del género RPG menos exigentes verán en este juego la oportunidad de pasar largas (y repito, largas) horas de acción unida a una historia que absorbe. Sin embargo los más apasionados del género RPG en estado puro seguramente se sientan defraudados ya que la representación de este estilo de juego en Drakengard es menos de la esperada. Nos encontramos ante un buen juego, que hubiera podido ser un magnífico juego si se hubieran trabajado mejor los aspectos como el apartado gráfico y la banda sonora. Acción y entretenimiento están asegurados con este título, especialmente recomendado para los seguidores de la fantasía medieval, de las criaturas fantásticas y de las grandes batallas.

Trailer
Unete


Idioma Del Sitio


Otros Sitios

Peliculas Torrent

Categorias

Juegos de PC

Juegos de XBOX360

Juegos de PS3

Juegos de WII

Juegos de PSP

Juegos de NDS

Juegos de PS2

Juegos de MAC